El hipster que plantó un huerto. Una parrafada sobre renacer.

¿Lo notáis? está en el ambiente. Las cosas están cambiando y todos vamos tomando posiciones.

Nadie osa hablar sobre crisis económicas en éstos tipos de blog, y yo no voy a ser la primera. Pero sí es verdad que las cosas han cambiado.

La parra a la que nos subimos está podrida.

Como dicen en Aragón “con dineretes chufletes” Cuando todo iba sobre ruedas cuando la distinción entre clases parece que se diluía, todos teníamos de todo, hacíamos los mismos viajes y comprábamos los mismos libros. Era un poco cómico. Todo el mundo leyendo el mismo libro, hasta aquellos que no habían leído uno en la vida, tooodo el mundo haciendo el mismo viaje, había que hacerlo, todo el mundo  ha ido y yo no voy a ser menos, aunque no te interesara lo más mínimo ese país.

Los años en que sustituimos el papel higiénico por toallitas húmedas perfumadas. Muchos se subieron a la parra, y los que ya estaban en la parra se subieron mucho más alto. Y ahora que la parra está podrida y seca, no sabemos como bajar. Cuesta bajar porque las ramas quebradizas se rompen al apoyar los pies. Ahora es difícil volver al áspero papel del culo higiénico de antes. Y yo me incluyo, por supuesto. Siempre hay que incluirse en las críticas para no liarla parda.

Reinventarse.

Pero poco a poco todo el mundo baja al suelo y toma posiciones. Retoma su viejo “yo” o inventa uno nuevo. Ésto es muy peligroso. Nos vemos de nuevo las caras sin maquillar y descubrimos quienes somos, y eso es chungo, chungo, quiero decir que supone una crisis personal. Una transformación, que puede hacer de ti alguien mejor o alguien peor o alguien distinto más adaptado al medio, o alguien menos adaptado al medio.

¿Recordáis la base de la evolución de las especies? Cuando las circunstancias, el ambiente, el espacio vital del animal, del hombre, cambia éste tiene 3 vías:

1. quedarse en el sitio y cambiar, mutar, adaptar su comportamiento y su cuerpo al nuevo medio.

2. Marcharse en busca de un espacio vital lo más parecido posible al suyo original.

3. No adaptarse y acabar desapareciendo. Para el caso del que hablamos, pues tratar de agarrarse a cualquier rescoldo de lo que era su vida anterior, no asumir cambios, sobrevivir como pueda esperando que el fuego del cielo cambie de nuevo las condiciones. Que nos toque un cupón, el euromillón o algo así.

El descubrimiento, lo nuevo. Habitar lo inhabitado y conquistar nuevos mundos.

Después de unos años de ajuste, parece que asumimos nuestra realidad, lo que podemos cambiar y lo que no, lo que está en nuestras manos y lo que no. Y tratamos de hacer, o rehacer nuestras vidas con lo que tenemos. Y ésto amigos, ésto es lo que está siendo muy fructífero.

¿Queremos ser optimistas verdad? Pues lo bueno de todo ésto, es que muchos han descubierto otro modo de ver las cosas.

Ahora vemos a la gente sacar la cabecita, inventar soluciones, habitar lo inhabitado, conquistar nuevos mundos y en definitiva estrujarse la cabeza hasta que salen de ella fuegos artificiales.  Nacen cada día nuevas tiendas, blogs, nuevos modos de vivir, nuevas habilidades desconocidas, la moda craft, los DIY, y todo lo que tenga que ver con “no importa que seas un tieso, tú puedes”. (Bueno Tiesa pero Hispter ésto parece una buena promoción para tu blog. ¿No lo conocéis? Pues aquí podéis saltar a su página)

Hoy he visto a un hipster cosmopolita plantar un huerto. Preocuparse mucho más de cómo quitar el pulgón a sus calabacines que del cartel del FIB para éste verano y escuchando Vudu Sister mientras riega sus tomates. Y lo mejor de todo… lleno, colmado, de felicidad.

He visto dos tíos modernos, con sus gafas de espejo, con bici de los 80, de la mano sus hijos, con camiseta de Joy Division  y barbas de meses, pararse en la calle y preguntarse..

– eyy ¿que tal? ¿cómo van tus tomates?-  – bien gracias ¿y tus pimientos? guay tío…-

y me ha llegado al alma. A ellos les dedico este post.

Cuando empecé a escribir pensé… me temo que éste no va a ser un post sobre nuevas tendencias estéticas, y me temo que que no lo ha sido.

Y continuará…

 

Portada: PULL & BEAR CATÁLOGO SS 2014

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “El hipster que plantó un huerto. Una parrafada sobre renacer.

  1. imperfecthipster

    Amén querida amiga….Secundo cada una de las palabras de este post, y me incluyo en todas las críticas.
    He de confesar que me alegro de este nuevo momento, en el que todo lo básico, lo simple (y lo más importante para mí) vuelve a ser el centro de nuestras vidas…
    Como buena hipster (y tiesa) llevo años queriendo tener un huerto y no vivir en un quinto sin ascensor para poder tener una bonita bicicleta…
    Gracias por la publi del blog, eres un sol jejejeje Espero verte pronto y poder comerme a besos a ese gatito tan lindo que tienes….Muackkk

    Responder
    1. Mata a la Marmota Autor de la entrada

      Yo viví en un quinto sin ascensor 10 años! y tenía mi chiringuito montado en el balcón, macetas, una alfombra para sentarme a tomar el sol con mi gato… en 80 cm de anchura, todo un récord. Seguro que una maceta de hierbabuena te cabe en la cocina 🙂 Gracias por tus comentarios!

      Responder
    1. Mata a la Marmota Autor de la entrada

      El hambre agudiza el ingenio. A nuestra generación no se nos educó para crear, sino para formar parte de una plantilla en alguna gran empresa. Pero menuda sorpresa nos hemos llevado!

      Responder
  2. Pingback: El huerto. Capítulo I. El origen. Yo quería un jardín, pero fue un huerto. | Mata a la Marmota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s