Salvemos los balcones.

No sacrificaría mi balconcito soleado lleno de macetas por 3 metros cuadrados más de salón. ¡Salvemos los balcones!

Un gran salón, con un enorme ventanal (que antes era un gran balcón). Suena bien, ¿verdad? Lees esto y piensas en un espacio amplio, inundado de luz natural, con una estilo no muy cuidado pero lleno de pequeños detalles que le aportan carácter.

Fuente de la foto Casa Caucha Fuente de la foto Casa Caucha

Eso pensaba yo cuando fui a visitar el que fue uno de los tantos pisos de alquiler en los que he vivido. Al entrar me encontré con un suelo de un color indescriptible, un sofá (el más incómodo que he encontrado en mi vida) que rechazarían hasta en los inicios de Cuéntame por ser demasiado antiguo (esta vez no exagero), una enorme mole-mesa y cinco cómodas de distintos estilos (sí, cinco y no precisamente pequeñas). Y, para rematar el cuadro, un mueble que ocupaba toda una pared, el cual soy incapaz de describir.

Pero aún me quedaba el ventanal (consuelo de…

Ver la entrada original 305 palabras más

Anuncios

Un pensamiento en “Salvemos los balcones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s